Close

Declaración Pública Obispado de San Felipe de Aconcagua

Dado los últimos acontecimientos acaecidos en la Parroquia Nuestra Señora de la Merced de Petorca, nuestra Diócesis de San Felipe de Aconcagua expresa ante la opinión pública lo que sigue.

El Santo Padre Francisco, ha realizado grandes esfuerzos para que la Iglesia, toda ella, pueda caminar por sendas de transparencia, en donde no exista, ni se permita ningún tipo de abuso sexual, de conciencia o de poder. Esta intención ha significado redoblar esfuerzos de laicos, laicas, consagradas y consagrados, para que se cumplan protocolos que aseguren ambientes sanos y seguros, libres de todo tipo de maltrato y abuso, en todas las instancias eclesiales y en quienes las sirven, de modo relevante, entre quienes tienen servicios con
poder de decisión en nuestras comunidades.

Algunos meses atrás, se inició una Investigación Previa en contra del Padre Ernesto Albornoz Mena, Párroco de Nuestra Señora de la Merced de Petorca, por varias acusaciones de abuso de poder en contra de adultos recibidas en el Obispado de San Felipe, de las cuales él fue informado oportunamente. En tal Investigación Previa, el Padre Ernesto tuvo la oportunidad de defenderse de tales acusaciones con su declaración y presentar testigos propios. Este proceso, llevado a cabo por personas expertas en Derecho Canónico -tal como lo mandata la legislación vigente en la Iglesia-, ha concluido que tales acusaciones son verosímiles; esto es, que hay sólidos indicios que las acciones de abuso de poder sí se habrían cometido, lo que implica la posibilidad cierta de un Juicio canónico.

A la luz de los resultados de la Investigación, se han determinado: Primero, el cese del ejercicio de Párroco del Padre Ernesto Albornoz Mena. Segundo, se ha nombrado una nueva Representante Legal de los colegios Manuel Montt de Petorca y Juan Pablo II de Santa Julia, cuyo sostenedor legal sigue siendo la Parroquia Nuestra Señora de la Merced de Petorca.

Deseamos seguir caminando como comunidad por las sendas de una Iglesia acogedora, cercana y humilde de la mano de la Virgen de la Merced. Ella nos librará de toda esclavitud vinculada al abuso de poder. A ella le pedimos que nos haga unirnos cada día más a su Hijo Jesús, el Señor.

                                               Obispado de San Felipe de Aconcagua

Temas Relacionados